Vacunas e inmunoprofilaxis – Cómo evitar que su hijo se enferme

Publicado en 18/10/2019 por Mila

salud infantil

Se acercan los lluviosos días de otoño, y con ellos vienen resfriados desagradables e infecciones virales. Para una protección efectiva del cuerpo, es necesario construir un sistema inmune estable y fuerte, que pueda resistir y superar los factores externos dañinos. ¿Deberíamos recurrir a las vacunas o a una inmunoprofilaxis natural, al tratarse de la salud de nuestros hijos?

protección inmunológica

La mejor manera de aumentar nuestra inmunidad es tomar inmunoestimulantes naturales que ayudan a apoyar la resistencia del cuerpo y nos proporcionan todas esas sustancias que el cuerpo necesita para superar la amenaza de los virus.

comer sano

Uno de los productos más apropiados para este propósito es el calostro de vaca

Además de ser una fuente confiable de proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales, el calostro también contiene muchas moléculas biológicamente activas que juegan un papel importante en la función inmune y el crecimiento. El calostro proporciona protección inmediata para la inflamación del tracto respiratorio superior, los trastornos resultantes de una infección viral o bacteriana, o problemas estomacales e intestinales.

Es mucho más fuerte que el humano porque contiene hasta 20 veces más factores de crecimiento. Una ventaja importante es el hecho de que el calostro es seguro incluso para las personas que no toleran los productos lácteos, porque el contenido de lactosa y otros ingredientes lácteos comunes es mínimo. Al mismo tiempo, el contenido de inmunoestimulantes naturales de amplio espectro está en una concentración muy alta  y 8 factores de crecimiento, lo que lo convierte en un producto único. El calostro es extremadamente rico en inmunoglobulinas vitales.

Mantiene la función inmune natural y nos permite contrarrestar los efectos adversos de los contaminantes y alérgenos donde sea que entremos en contacto con ellos.

¿Por qué el calostro es un producto único y cómo funciona?

Aumenta la resistencia del cuerpo al comenzar su trabajo, siendo absorbido en la mucosa intestinal y dando beneficios a todo el cuerpo.

Preguntas y respuestas sobre la vacunación infantil

A continuación se presentan algunas preguntas frecuentes con respuestas sugeridas que se pueden usar para ayudar con las conversaciones con pacientes, padres o cuidadores.


Debido a que algunos niños podrían recibir hasta 25 inyecciones para cuando tengan 2 años y hasta cinco inyecciones en una sola visita al médico, muchos padres se preguntan si es seguro darles tantas vacunas a los niños.

¿Cómo funcionan las vacunas?

Vacunas e inmunoprofilaxis bebés
Las vacunas contienen una forma muy debilitada del virus o la bacteria que causa una enfermedad, o una pequeña parte de ella. Cuando el cuerpo detecta el contenido de la vacuna, su sistema inmunitario producirá los anticuerpos necesarios para combatir la infección y eliminar el virus o la bacteria que causa la enfermedad. Cuando la persona luego entra en contacto con el virus o la bacteria, el sistema inmunitario lo reconocerá y lo protegerá al producir los anticuerpos adecuados antes de que se pueda causar una enfermedad.

¿Los niños reciben demasiadas vacunas demasiado pronto?

vacuna de bebé
No. Los recién nacidos comúnmente manejan muchos desafíos para sus sistemas inmunes al mismo tiempo. El útero de la madre está libre de bacterias y virus, por lo que los recién nacidos se enfrentan inmediatamente a una serie de desafíos diferentes para sus sistemas inmunes. Desde el momento del nacimiento, miles de bacterias diferentes comienzan a vivir en la superficie de los intestinos. Al hacer rápidamente respuestas inmunes a estas bacterias, los bebés evitan que invadan el torrente sanguíneo y causen enfermedades graves. De hecho, los bebés son capaces de responder a millones de virus y bacterias diferentes porque tienen miles de millones de células inmunológicas que circulan en sus cuerpos. Por lo tanto, las vacunas administradas en los primeros dos años de vida son una gota en el océano de lo que el sistema inmune de un bebé encuentra y maneja con éxito todos los días.

¿Qué pasa si mi hijo está enfermo?

medico pediatra
Hay muy pocas razones médicas para retrasar la vacunación. Los bebés y los niños con tos y resfriados leves, o aquellos que toman antibióticos, pueden vacunarse de manera segura y efectiva. Sin embargo, si su hijo tiene una fiebre alta, la vacuna debe posponerse hasta que esté mejor. Si le preocupa si su hijo está en condiciones de vacunarse, hable con el médico o personal sanitario antes de posponer la vacuna.

Vacunas e inmunoprofilaxis ninos

¿Qué sucede si mi hijo fue prematuro, tuvo un bajo peso al nacer o ictericia?

En general, los bebés prematuros deben ser inmunizados de manera normal. Es importante que los bebés prematuros estén protegidos porque son más vulnerables a ciertas infecciones. Si su hijo tenía un peso muy bajo al nacer, debe analizar sus necesidades de vacunación con su pediatra. Los bebés que tuvieron ictericia después de nacer y los que están siendo amamantados deben ser inmunizados de manera normal.

Vacunas e inmunoprofilaxis

¿Qué pasa si mi hijo tiene una enfermedad grave?

Es muy importante que los niños con enfermedades graves estén vacunados porque a menudo tienen un mayor riesgo de complicaciones de infecciones. Los niños con afecciones neurológicas estables, como parálisis cerebral o síndrome de Down, deben vacunarse de manera normal.

Sin embargo, se necesita cuidado si la enfermedad del niño, o su tratamiento, puede disminuir su inmunidad. La inmunización debe considerarse cuidadosamente para los niños con cáncer o un trastorno de inmunodeficiencia, o que están tomando medicamentos que pueden reducir su capacidad para combatir infecciones. Discutir esto con su médico.

Los niños que han recibido una transfusión de sangre o han recibido hemoderivados deben retrasar su vacuna MMR.

consulta pediatra

¿Qué pasa si mi hijo tiene asma, eccema o fiebre del heno?

Los niños con asma, eccema, fiebre del heno y alergias deben vacunarse, incluso si tienen una alergia severa a los huevos (por ejemplo, urticaria (hinchazón roja), hinchazón de la boca o garganta, dificultad para respirar, sibilancias, presión arterial baja y conmoción).

Los niños que toman esteroides por inhalador o en una crema de esteroides en dosis bajas deben vacunarse de manera normal. Si tiene alguna duda, hable con el médico o la enfermera que le administra la vacuna.

beneficios de las vacunas

¿Puede mi hijo recibir la MMR y otras vacunas si son alérgicas a los huevos?

La vacuna MMR se puede administrar a niños con alergia al huevo. Solo los niños que desarrollan un shock alérgico cuando entran en contacto con el huevo deben evitar la vacuna MMR. Su a hijo simplemente no le gustan los huevos o tiene diarrea o dolor de estómago después de comer huevos no es una razón para evitarlo, y no necesita tomar precauciones especiales. Si tiene alguna duda, hable con el médico o la enfermera que le administra la vacuna.

La vacuna contra la gripe no debe administrarse a quienes tienen alergia severa a los huevos.

¿Qué pasa si mi hijo tiene epilepsia o tiene convulsiones (ataques)?

Estos niños aún deben ser vacunados si su condición es estable. Si tienen fiebre alta (más de 39.5 ° C) después de haber sido vacunados, deles paracetamol o ibuprofeno. Los niños con antecedentes familiares de ataques o epilepsia deben ser inmunizados de manera normal.

¿Qué sucede si mi hijo ha tenido recientemente o debe someterse a una cirugía?

No posponga la inmunización si su hijo tiene que someterse a una operación o si se la ha realizado recientemente. La cirugía no es una razón para posponer la inmunización, y una inmunización reciente no es una razón para posponer la cirugía.

¿Qué pasa si mi hijo ya ha tenido una de las enfermedades prevenibles por vacunación?

Aún debe inmunizar a su hijo contra estas enfermedades, incluso si las ha tenido. Es importante estar protegido contra todas las enfermedades que cubre la vacuna, incluso si el niño ha contraído una de las enfermedades antes. Esto es muy importante ya que los niños menores de dos años no obtienen suficiente inmunidad natural después de una enfermedad con haemophilus influenzae, enfermedad meningocócica o neumocócica.

vacunar a los niños

¿Algunos niños también necesitan otras vacunas?

Si. Los niños a quienes se les extirparon el bazo o tienen fibrosis quística, una deficiencia inmune, enfermedad crónica de corazón, pulmón, hígado o riñón, enfermedad de células falciformes o enfermedades como la diabetes son más vulnerables a algunas infecciones. Si su hijo tiene alguna enfermedad a largo plazo, pregúntele a su médico si necesita vacunarse contra enfermedades como la gripe o la hepatitis A.

Si viaja a otro país, recuerde averiguar si su hijo necesita alguna vacuna especial.

¿Está bien retrasar la vacunación?

vacunas y profilaxis
Ninguna evidencia hasta la fecha revela beneficios para retrasar las vacunas. Un estudio realizado en 2010 mostró que los niños que recibieron vacunas tardías no obtuvieron mejores resultados a las edades de siete a 10 años en las evaluaciones conductuales y cognitivas que los niños que recibieron sus vacunas a tiempo. Retrasar las vacunas aumentará el período de tiempo durante el cual los niños corren el riesgo de contraer enfermedades prevenibles por vacunación.

Varias de estas enfermedades, como la varicela, la tos ferina y el neumococo (que causa infecciones del torrente sanguíneo, neumonía y meningitis) son muy comunes y pueden afectar gravemente a los niños muy pequeños. Aunque el calendario de vacunas puede parecer intimidante, se basa en la mejor información científica disponible.

Separar, espaciar o retener las vacunas causa preocupación porque los bebés serán susceptibles a las enfermedades por períodos de tiempo más largos. El momento en que un niño debe recibir una vacuna se determina equilibrando cuándo el niño tiene el mayor riesgo de contraer la enfermedad y cuándo la vacuna generará la mejor respuesta inmune.

Finalmente, cambiar el horario de la vacuna requiere visitas médicas adicionales. La investigación que mide el cortisol, una hormona asociada con el estrés, ha determinado que los niños no experimentan más estrés cuando reciben dos inyecciones en comparación con una inyección. Por lo tanto, un mayor número de visitas para inyecciones individuales significará situaciones más estresantes para el niño. Además, existe un mayor potencial de errores de administración, se necesita más tiempo y viajes para las citas, y costos potencialmente mayores.

Autismo

A algunos padres de niños con autismo les preocupa que las vacunas sean la causa. Sus preocupaciones se centran en la combinación de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) y el tiomersal, un conservante que contiene mercurio y que anteriormente estaba contenido en varias vacunas.

¿La vacuna MMR causa autismo?

tipos de vacunas
No. En 1998, un investigador británico llamado Andrew Wakefield planteó la idea de que la vacuna MMR podría causar autismo. En la revista médica The Lancet, informó sobre las historias de ocho niños que desarrollaron autismo y problemas intestinales poco después de recibir la vacuna MMR. Para determinar si la sospecha de Wakefield era correcta, los investigadores realizaron una serie de estudios que comparaban cientos de miles de niños que habían recibido la vacuna MMR con cientos de miles que nunca habían recibido la vacuna. Descubrieron que el riesgo de autismo era el mismo en ambos grupos. La vacuna MMR no causó autismo.

Además, los niños con autismo no tenían más probabilidades que otros niños de tener problemas intestinales.

¿El tiomersal causa autismo?

No. Múltiples estudios han demostrado que el tiomersal en las vacunas no causa autismo. El tiomersal es un conservante que contiene mercurio que se utilizó en las vacunas para prevenir la contaminación. En 1999, los grupos profesionales pidieron que se retirara el tiomersal de las vacunas como medida de precaución. Desafortunadamente, la eliminación precipitada de tiomersal de todas las preparaciones de la vacuna contra la influenza, excepto algunas dosis múltiples, asustó a algunos padres. Los médicos también estaban confundidos por la recomendación. Desde la eliminación del tiomersal, se han realizado estudios para determinar si el tiomersal causa autismo. Cientos de miles de niños que recibieron vacunas que contienen tiomersal se compararon con cientos de miles de niños que recibieron las mismas vacunas sin tiomersal. Los resultados fueron claros: el riesgo de autismo fue el mismo en ambos grupos.

 

Ingredientes de la vacuna

Algunos padres están preocupados por los ingredientes contenidos en las vacunas, específicamente aluminio, mercurio, gelatina y antibióticos. Sin embargo, los padres pueden estar seguros de que los ingredientes en las vacunas son minúsculos y necesarios.

¿Por qué algunas vacunas contienen mercurio?

El mercurio está contenido en algunas preparaciones de dosis múltiples de la vacuna contra la influenza como conservante. Los conservantes evitan la contaminación con bacterias. A principios del siglo XX, la mayoría de las vacunas se empacaron en viales que contenían múltiples dosis. Los médicos y las enfermeras prepararían una dosis única y volverían a colocar la vacuna en el refrigerador. Desafortunadamente, a veces las bacterias entran inadvertidamente en el vial y causan abscesos en el sitio de la inyección o infecciones del torrente sanguíneo que ocasionalmente son fatales. Los conservantes, originalmente agregados en la década de 1930, resolvieron este problema.

El conservante más común utilizado fue tiomersal, un compuesto que contiene mercurio. A medida que se administraron más vacunas, los niños recibieron mayores cantidades de tiomersal. A fines de la década de 1990, la Academia Estadounidense de Pediatría y el Servicio de Salud Pública solicitaron que se eliminara el mercurio de las vacunas para hacer que las “vacunas seguras sean más seguras”. No existía evidencia que sugiriera que el tiomersal estaba causando daño, pero querían ser cautelosos. Desafortunadamente, su precaución preocupaba a los padres que se preguntaban si el mercurio en las vacunas estaba causando signos sutiles de envenenamiento por mercurio o autismo. Al abordar estas preocupaciones, los científicos realizaron varios estudios, todos los cuales mostraron que el tiomersal al nivel contenido en las vacunas no había causado daño. Además, debido a que el mercurio es un elemento natural que se encuentra en la corteza terrestre, el aire, el suelo y el agua, todos estamos expuestos a él. De hecho, los bebés alimentados exclusivamente con leche materna ingieren más del doble de la cantidad de mercurio que la que contienen las vacunas.

¿Por qué algunas vacunas contienen antibióticos?

Muchas vacunas contienen trazas de antibióticos o estabilizadores. Los antibióticos se usan durante la fabricación de vacunas para prevenir la contaminación accidental con bacterias u hongos. Pequeñas cantidades de antibióticos están presentes en algunas vacunas. Sin embargo, los antibióticos contenidos en las vacunas (neomicina, estreptomicina o polimixina B) no son los que se administran comúnmente a los niños. Por lo tanto, los niños con alergias a los antibióticos como la penicilina, la amoxicilina, la sulfa o las cefalosporinas aún pueden recibir vacunas.

consumir alimentos sanos

consumir mucha fruta

comer fruta

comer verduras

comida saludable

salud de los niños

niños sanos y fuertes

niños sanos y felices

cuidar la salud de los niños