Tener un perro está vinculado con vivir una vida más larga y más saludable

Publicado en 15/10/2019 por Desi

Tener un perro-vivir-mejor

Según un estudio y un metanálisis separado publicado este mes en la revista Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes, tener un perro se asocia con una vida más larga, especialmente entre aquellos que han sobrevivido a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

“Estos estudios proporcionan datos buenos y de calidad que indican que tener un perro está asociado con una reducción de la mortalidad cardíaca”, explicó Glenn Levine, M.D., profesor de medicina en el Baylor College, como comentario externo. “Si bien estos estudios no aleatorios no pueden “probar” que la adopción o la posesión de un perro conduce directamente a una reducción de la mortalidad, estos hallazgos sólidos sin duda sugieren al menos esto”.

Los perros y el corazón humano.

El primer estudio utilizó el Registro Nacional de Pacientes de Suecia para identificar pacientes entre las edades de 40 y 85 que sufrieron un accidente cerebrovascular isquémico o un ataque cardíaco en algún momento entre 2001 y 2012. De las 181,696 personas que experimentaron un ataque cardíaco, el 5.7 por ciento era dueño de un perro. Mientras tanto, el 4.8 por ciento de los 154,617 pacientes con accidente cerebrovascular también tenían un perro.

Los científicos descubrieron que, en comparación con las personas que no poseían un perro, el riesgo de muerte para los pacientes con ataque cardíaco que vivían solos era un 33 por ciento menos. Mientras tanto, el riesgo de muerte de los dueños de perros que vivían con una pareja o un niño era un riesgo del 15 por ciento.

Cuando se trataba de pacientes con accidente cerebrovascular, surgió una tendencia similar. El riesgo de muerte para quienes vivían solos con su perro, era un 27 por ciento menor y un 12 por ciento menor para quienes también vivían con una pareja o un hijo.

Los autores del estudio plantean la hipótesis de que estos resultados surgieron porque las personas con perros son probablemente más activas y menos solitarias. El aislamiento social es un fuerte factor de riesgo de muerte prematura, y ser dueño de un perro significa inherentemente que una persona tiene que ingresar al mundo.

Tener un perro-vivir-mejor-salud