Hoteles de lujo en Suiza inactivos debido a la cancelación de eventos masivos

Publicado en 24/09/2020 por Desi

suiza-hoteles-lujo

Suiza, reconocida mundialmente por sus hoteles de primera clase y una industria hotelera bien establecida, enfrenta un desempeño económico crítico en la industria. El caso es que la mayoría de los huéspedes de los hoteles caros ni siquiera eran turistas, sino delegados a foros comerciales y culturales internacionales, que fueron cancelados debido a la pandemia del COVID-19. La temporada turística de este verano tampoco pudo cubrir los costos de los hoteleros suizos, ya que los museos y restaurantes permanecieron cerrados y simplemente no había nadie para quedarse en los hoteles.

La capital diplomática del mundo, Ginebra, fue la que más sufrió, pero las ciudades cercanas, Lausana, Montreux, también se vieron afectadas por la crisis económica.

Los hoteles más caros de Ginebra, donde hay más hoteles en el mundo por kilómetro cuadrado, están vacíos ante la ausencia de clientes de pago que se han quedado en su tierra natal. La ciudad alberga la sede de la ONU, la OMS, la Cruz Roja y muchas otras organizaciones internacionales.

“Nuestra industria se encuentra realmente en una situación desesperada en este momento y está poniendo en peligro su propia existencia”, dijo a la AFP Thierry Lavally, que dirige la Asociación de Hostelería de Ginebra y opera el Fairmont Grand de cinco estrellas.

Antes de la pandemia, la situación era exactamente la contraria: los hoteles apenas podían hacer frente a la carga, que ascendía a 3,2 millones de huéspedes al año en los últimos años. Con la propagación del coronavirus y la cancelación de todos los eventos públicos, la ciudad fue golpeada por un “tsunami económico”, como dijo Lavalli.

A pesar de que Suiza, en la que se registraron 50 mil casos de coronavirus y casi 1800 muertes, evitó las estrictas medidas de aislamiento tomadas en los países vecinos, Italia y Francia, introdujo algunas restricciones. Así, todos los restaurantes y museos estuvieron cerrados durante muchos meses, y los extranjeros tuvieron que posponer los viajes a Suiza, tanto de negocios como turísticos, hasta tiempos mejores.