Santa Sophia se va a convertir en una mezquita en desacuerdo con su estatus de Unesco

Publicado en 3/08/2020 por Desi

Santa Sophia-patromonio-mundial

Santa Sophia acaba de abrir sus puertas para recibir a los fieles musulmanes sunitas por primera vez desde 1931. La decisión de convertir el edificio en Estambul, Turquía de un museo a una mezquita ha dividido la opinión. Muchos habitantes turcos elogian la transformación, mientras que la mayoría de los habitantes turcos seculares y gran parte de la comunidad internacional lo encuentran inconcebible.

Ubicada estratégicamente durante más de dos milenios en el Bósforo entre Europa y Asia, entre el Mar Negro y el Mediterráneo, Estambul ha sido el escenario de los principales eventos religiosos, políticos y artísticos de la historia mundial.

La iglesia de Santa Sopha, originalmente una iglesia bizantina construida en el siglo VI, y durante un breve período en el siglo XIII una iglesia católica, se convirtió en una mezquita en 1453. Se convirtió en un símbolo de la conquista otomana de Estambul por Mehmed II, también conocido como el conquistador.

El edificio debe su esplendor al arquitecto otomano de origen armenio, Mimar Sinan. Entre 1566 y 1574, Mimar Sinan fortaleció ampliamente la estructura bizantina al agregar dos minaretes más, asegurando su estatus como un monumento que amalgama símbolos tanto del cristianismo como del Islam sunita. Esto hizo que el edificio fuera algo único en el mundo.

El comienzo del fin del período anterior de Hagia Sophia como mezquita llegó en 1928 cuando la Enmienda de la constitución turca definió la relación entre el estado y la religión. A esto le siguieron las reformas del primer presidente de Turquía, Mustafa Kemal Atatürk, que establecieron una base política del estado moderno, democrático y laico. Como resultado, la iglesia de Santa Sofía fue cerrada al culto en 1931. Después de una extensa renovación, en 1934 se convirtió en un museo, un acto que simbolizaba el secularismo de Turquía.

Sin embargo, los sentimientos religiosos tanto del islam cristiano ortodoxo como del sunita empezaron a hacerse más prominentes a principios del siglo XXI, y ambos exigieron que el edificio se devolviera a su adoración religiosa. En 2006, una pequeña habitación en el complejo se utilizó para orar por los empleados cristianos y musulmanes en el sitio. En 2007, un político greco-estadounidense, Christos Spirou, lanzó una campaña internacional para restaurar la iglesia de Santa Sophia en una iglesia cristiana. Las campañas políticas, tanto internas como externas a Turquía, se han centrado en quién posee legítimamente la iglesia de Santa Sofía.

El 10 de julio de 2020, el tribunal administrativo de Turquía, el consejo de estado, dictaminó la anulación del decreto de 1934. Más tarde ese día, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, firmó un decreto presidencial convirtiendo a Santa Sophia en una mezquita y abriéndola como un lugar de oración y adoración.
¿A quién le pertenece?

Convertir a Hagia Sophia en una mezquita tiene consecuencias muy difíciles dentro de Turquía, pero también a nivel transnacional. Santa Sofía es un sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco, inscrito como parte de las áreas históricas de Estambul en 1985.

Ser un sitio del patrimonio mundial ratifica un sitio como altamente prestigioso y culturalmente valioso para el territorio en el que se encuentra. Sin embargo, una pregunta importante es: ¿a quién pertenece ese sitio? ¿Es para la nación donde se encuentra o su belleza, valor e importancia van más allá de la propiedad nacional?

Si se nombra como un sitio del patrimonio mundial, podría decirse que pertenece a todo el mundo. Este es un tema muy discutible, y puede parecer controvertido, pero para aquellos que creen esto, la pregunta que surge es si el gobierno turco tiene el derecho de convertir a Santa Sofía y meterse con su contexto de patrimonio intangible, como su legado de ser un museo.

Santa Sophia-patromonio-mundial-unesco