La infertilidad la otra pandemia silenciosa

Publicado en 18/08/2022 por Malvina

Aproximadamente el 17% de la población española es infértil. Una cifra que aumenta cada año, debido a la gran cantidad de mujeres que deciden, por diferentes motivos, posponer la edad de ser madres. Se calcula que alrededor de 800.000 parejas son infértiles y esto crece a un ritmo de 16.000 parejas al año. Entre numerosas informaciones sobre cómo hacer transparente una imagen online, las mejores rebajas de la tienda de moda y los nuevos amigos que podrías conocer se alzan también varios anuncios de clínicas de reproducción. Y es que existen distintos tratamientos tanto para las personas que quieran preservar su fertilidad como para las que ya están llevan un tiempo intentándolo y no lo consiguen. Dar un diagnóstico con un buen especialista que dé con un diagnóstico adecuado es fundamental.

Preservar la fertilidad ¿mito o realidad?

Se suele decir que a partir de los 35 años la fertilidad cae estrepitosamente. Por eso, para las mujeres que desean ser madres, pero por una u otra razón ven que a esa edad no estarán embarazadas se recomienda hacerse una vitrificación de ovocitos. También se recomienda para todas aquellas pacientes que van a realizarse quimioterapia u otro tratamiento agresivo, ya que estos tratamientos podrían afectar a la calidad y cantidad ovocitaria. Además de las chicas que tienen endometriosis.

En el caso de los hombres también es posible, de una manera más sencilla que para la mujer, simplemente congelando semen. Los precios se sitúan en torno a los 2.000 euros, medicación aparte y lo que se reservan muchas de las clínicas es que la tasa para que pueda nacer un niño sano, se sitúa en los 15 ovocitos vitrificados, con lo que, si durante la punción se extraen menos, se debería hacer una nueva estimulación ovárica.

infertilidad

La Inseminación artificial: el principio

La inseminación artificial es el método por el que optan la mayoría de las parejas al principio. Tanto homosexuales como heterosexuales. Se trata de un método más barato que la fecundación in vitro y consiste en poner los espermatozoides directamente en el útero mientras se está ovulando. Ayuda a los espermatozoides a estar más cerca de él, lo que aumenta las posibilidades. No obstante, no es muy efectivo si se tienen dañadas las trompas de Falopio.

FIV dudas y respuestas

La fecundación in vitro es, sin duda, el tratamiento que más personas utilizan para ser padres y madres. Consiste en dos partes: la punción y la transferencia. En la primera parte se realiza una estimulación ovárica, se busca crear nuevos ovocitos de calidad, después de unos 10-15 días medicándose (con pinchazos en la tripa generalmente) llega el momento más esperado: la punción. Es en ese momento cuando se sacan el mayor número de ovocitos y con
ellos se crean los embriones. Ahora bien, no siempre funciona. Hay mujeres que producen, a pesar de estar medicadas pocos óvulos, otras que producen más, pero de poca calidad. Después de eso se generan los embriones con el semen
que se ha sacado del hombre. La siguiente parte, y la última es la transferencia. Se trata de la implantación del embrión en el útero. Se pueden transferir embriones a día 3 o a día 5. Los de día 5 son los blastocistos que tienen una tasa de implantación mucho más alta. No todos los laboratorios llevan los embriones hasta el estadio de blastocisto. Hay algunos que solo los llevan a día 3. Suele haber controversia entre congelarlos a día 3 o a día 5 o 6. La razón es que, aunque el estadio de blastocisto es mejor, puesto que aporta mucha información, se pierde información. Además, se puede realizar DGP, el diagnóstico genético preimplantacional permite estar más acertado con la elección del embrión. Mediante una pequeña biopsia se analizan los embriones.

espermetozoides

Conclusiones

Posponer la maternidad es algo que cada día va a más. Los datos hablan por sí solos y raro es que en España la mujer tenga hijos antes de los 30. La edad media en estos momentos se sitúa en los 34 años y cada diez años aumenta un año.  España además es el país de Europa que más retrasa la maternidad y de los que menos hijos tienen (1,23 según la media). Lejos quedan los países nórdicos con servicios que alientan a que las parejas jóvenes tengan. Actualmente, el 9% de los niños y niñas que nacen en España lo hacen mediante este método. Por otro lado, los tratamientos de fertilidad evolucionan muy rápido. Cada vez hay más tratamientos de ovodonación (con un 80% de probabilidades de éxito) y más preservación de la fertilidad, tanto mujeres como hombres.
Además, se apuesta por laboratorios más potentes, con la última tecnología. El futuro se muestra esperanzador para todas aquellas personas que desean un hijo o hija y de manera natural no lo
conciben. Por otro lado, cada vez hay más personas que no quieren ser ni padres, ni madres, pero esto ya es tema de otro artículo.