Esguince – ¿Cómo saber si tengo un esguince y cómo actuar?

Publicado en 13/06/2022 por Malvina

En algún momento de nuestro ajetreado día a día, seguramente hayas tenido algún percance doblándote el tobillo, peguntándote si te has hecho un esguince o no. En esta ocasión, queremos presentarte toda la información que necesitas. Ya que estando informada/o, podrás actuar adecuadamente para evitar que dicha lesión se convierta en algo más grave. Aunque no supone un peligro inminente, sí que es cierto que puede dejarte consecuencias si se cura mal o no se diagnostica a tiempo, por lo tanto, si te interesa el tema, sigue leyendo porque te hemos preparado toda la información que necesitas.

esguince síntomas y tipos

 

¿Qué es un esguince y qué síntomas tiene?

Nos ha pasado a todo en algún momento, vas con prisa o simplemente distraído y ¡pum! Pisas sin querer y se te dobla el tobillo. Puede que tengas suerte y no sea nada, pero puede que te acabes de ocasionar un esguince. Y en el peor de los casos, un esguince de grado 3 (explicaremos más adelante los grados). Pero antes de entrar en terminología médica, vamos a explicar exactamente qué es esta lesión y qué síntomas tiene para poder actuar a tiempo.

“Un esguince es una lesión de los ligamentos que se encuentran alrededor de una articulación. Los ligamentos son fibras fuertes y flexibles que sostienen los huesos. Cuando estos ligamentos se estiran demasiado o presentan ruptura, la articulación duele y se inflama” explica medlinePlus.

Normalmente, estos estiramientos y rompimientos de los ligamentos, se presentan en los tobillos, pero también se puede dar el caso de producirse un esguince en algunos de los dedos.

Los principales síntomas son dolor en el lugar donde crees que puede hacerse producido la lesión, hinchazón, rigidez articular y cambio de color de la piel, alrededor de la zona afectada. Especialmente la presencia de hematomas. Si presentas estos síntomas, claramente tienes un esguince.

lesion de pierna corriendo

Grados de esguince y cómo actuar

Como hemos mencionado anteriormente, existen grados de esguince dependiendo de la gravedad de la lesión.

Grado uno

Este es el más común, pues desde del esguince es el grado más leve. El grado uno se caracteriza por tener una roturas microscópicas del ligamento. Se cura en unos pocos días y la persona afectada incluso puede realizar movimientos completos con la zona afectada. La inflamación que presenta este grado es ligera, no preocupante.

¿Cómo actuar?

Primero, siempre te recomendaremos que te mire un profesional, es decir, acude a tu médico. No te automediques. Pero si tienes claro que es un esguince de grado uno, aplica hielo en la zona dolorida, descansa y evita los movimientos de alto impacto. En cuestión de unos pocos días estarás como nuevo/a.

Grado dos

Este grado se caracteriza por presentar par o totalmente rotura en los ligamentos. La articulación no podrá realizar movimiento algo a causa de la inflamación y el dolor es más fuerte.

¿Cómo actuar?

Para el tratamiento, es muy parecido al grado uno, pero en este caso debes acudir a un especialista porque es posible que precises de algunos días de rehabilitación y sobre todo se descarte que haya alguna afectación.

Grado tres

Por coherencia, este es el más grave. La característica fundamental es que no puedes apoyar la articulación afectada porque se ha producido una rotura completa del ligamento en cuestión, lo que significa que su movimiento será nulo o muy reducido.

¿Cómo actuar?

Para tratarlo, lógicamente, acude al médico con urgencia, porque en algunos casos se puede necesitar de una intervención quirúrgica para curarlo. También es muy probable que necesites de unas cuantas sesiones con el fisioterapeuta.

vendar una pierna

¿Se puede evitar un esguince?

Por desgracia no podemos evitarlo, pues la mayoría de las veces sucede por estar distraídos, por pisar incorrectamente o simplemente un accidente. Lo que sí podemos hacer, por intentar protegernos un poco, es hacer correctamente nuestros estiramientos antes de realizar ejercicios, procurar hacer ejercicio de vez en cuando, y un peso adecuado para nuestra estatura. La idea es, básicamente, mantenernos ágiles para tener así los ligamentos con mayor flexibilidad, evitando así esguinces. Pero lo cierto, es que lo mejor que podemos hacer es llevar cuidado, elegir un calzado adecuado para nosotros y no forzarnos mucho en el ejercicio. Todos queremos entrar en forma para el verano, pero no a cualquier precio. Primero debe ir tu seguridad y tu salud.

Como ves, es realmente fácil saber identificar un esguince, pero aunque lo tengas claro, es mejor siempre que lo consultes con un profesional médico quien te pueda administrar también medicación para el dolor y la inflamación. Aunque esperamos que no tengas ningún percance de este calibre, esperamos que esta información te haya sido útil.