Rayos ultravioleta – ¿Realmente la propagación del COVID-19 es sensible a la luz solar?

Publicado en 24/01/2021 por Alejo

Algunos investigadores han informado que, de evidencias donde la propagación del COVID-19 es sensible a los rayos ultravioleta. Por supuesto que, esto no quiere decir que sea mucho mejor que las medidas de prevención como el distanciamiento físico, el uso de mascarillas, el lavado constante de las manos y el salir lo menos posible. Los estudios hasta ahora realizados sugieren que, los rayos ultravioleta pueden ralentizar el virus. Pero no es lo suficientemente fuerte como para eliminarlo. Por lo que, de ninguna manera podría ser tomado como tratamiento.

rayos ultravioleta sol

Los rayos ultravioleta y la propagación del COVID-19

Pues bien, ¿qué de cierto hay que con la llegada del verano, el virus que causa el COVID-19 se ralentice como muchos otros virus que causan la gripe, los resfriados y la neumonía lo hacen? Los estudios encuentran que sí puede, aunque no lo suficiente como para eliminarlo y evitar que resurja en otoño. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Connecticut, comentan que posiblemente la principal arma natural contra el nuevo virus es la luz ultravioleta. La cual es una parte invisible pero energética del espectro electromagnético del sol.

“Descubrimos que la luz ultravioleta estaba más fuertemente asociada con menores tasas de crecimiento de COVID-19”, comentan los investigadores. Sin embargo, puede que para la temporada de otoño e invierno aumente la propagación. Por supuesto que, la propagación del COVID-19 ha variado significativamente entre los países. Pero se ha extendido sin embargo, en países con clima caluroso como Australia y partes de Irán. Por supuesto que repetimos, las temporadas cálidas en donde se percibe mucho más los rayos ultravioletas podría ayudar a disminuir un poco la propagación.

rayos ultravioleta contra coronavirus

Pero de ninguna manera puede lograrlo por sí mismo. Se debe continuar con las medidas preventivas del distanciamiento físico y las demás recomendaciones dadas por los organismo de salud publica. Los estudios que se han realizado no es para tomarlos como una solución efectiva ni como tratamiento contra el COVID-19. La luz del sol mata a la mayoría de los microbios patógenos con bastante rapidez”, escribió John Postgate, un microbiólogo británico, hace dos décadas en el popular libro “Microbes and Man”, el cual fue publicado por Cambridge University Press.

Tipos de radiación ultravioleta

Existen tres tipos de radiación ultravioleta. La primera es la ultravioleta A (UVA), la cual constituye la mayor cantidad de radiación que llega a la Tierra. Esta es capaz de penetrar la piel. Siendo la causante de la aparición de arrugas y manchas en las personas cuando no toman las debidas precauciones. Luego está la ultravioleta B (UVB). Esta puede dañar el ADN de la piel, provocando quemaduras solares y también cáncer. Y finalmente, está la ultravioleta C (UVC), la cual es la más nociva.

rayos ultravioleta estudios coronavirus

Posee una longitud de onda de luz más corta y enérgica que las demás radiaciones, lo que la hace más dañina para los humanos. Este tipo de radiación es absorbida por la capa de ozono, por lo que nunca llega a la superficie de la Tierra. Pero desde su hallazgo en 1878, la ultravioleta C se ha convertido en una método básico para la esterilización. Este es utilizado en los hospitales, aviones, fabricas de alimentos. E incluso es esencial para el proceso de desinfectar del agua potable, ya que algunos parásitos son resistentes a los antisépticos químicos como el cloro.

Por supuesto que, este tipo de rayos ultravioleta es significativamente efectivo para destruir el material genético de microorganismos como virus y bacterias, impidiendo así su explicación. Hoy en día, debido a la pandemia causada por el COVID-19, la luz ultravioleta C ha tomado muchísima relevancia. Por ejemplo, en China, esta tecnología se está aplicando todas las noches a los autobuses para así desinfectarlos. Mientras que, los robots limpian con esta luz los pisos de los hospitales.

rayos ultravioleta desinfectar hospitales

Los rayos UVC

Aunque no todavía no existe una investigación que realmente confirme cómo la UVC afecta al COVID-19, los estudios han demostrado que se puede usar contra otros coronavirus, como por ejemplo el Sars. Este tipo de radiación deforma la estructura de su material genético. Y al mismo tiempo, evita que las partículas virales hagan más copias de sí mismas. Es por esta razón que se cree que también podría funcionar contra el actual coronavirus causante del COVID-19. Por supuesto que, esto se debe manejar con muchísima precaución. Los expertos indican que las personas no deben ser expuestas a este tipo de radiación.

rayos ultravioleta desinfectar transporte

Para quemarnos con los rayos ultravioleta B, tendríamos que estar expuestos durante horas. Mientras que, con los rayos UVC solo necesitaríamos segundos y las consecuencias son verdaderamente muy desagradables. Es por esto que, las personas que manejan estos rayos UVC deben utilizar un equipo y también una formación adecuada. Del mismo modo, la Organización Mundial de la Salud, ha emitido una importante advertencia contra las personas que usan las lámparas con luz ultravioleta para esterilizar sus manos o cualquier otra parte de su piel. Cabe mencionar que, los científicos han descubierto recientemente un nuevo tipo de UVC, el cual es un poco menos peligroso pero igual de efectivo contra las bacterias y virus. Pero aún está en pruebas por lo que igual no es seguro para las personas.

Los rayos ultravioleta provenientes del sol

Pues bien, seguramente te estarás preguntando si los rayos del sol puede desinfectar las cosas si se dejan expuestas. La respuesta es un “quizá”, pero obviamente no se puede confiar en esto. Cabe mencionar que, la luz solar es un medio popular para esterilizar el agua. La técnica consiste en verter el agua en una botella de vidrio o de plástico transparente y dejarla al sol durante seis horas. Se cree que funciona porque los rayos UVA, los cuales son los que llegan a la Tierra, reaccionan con el oxígeno disuelto para producir así moléculas inestables como el peróxido de hidrógeno. Este es un ingrediente activo de muchos desinfectantes domésticos, que puede dañar los patógenos. Claro que, por esto también se cree puede desinfectar superficies pero con mucho más tiempo de exposición, aunque ya exista el agua.

rayos ultravioleta vitamina D

Algunos investigadores presentaron algunos resultados de un estudio que realizaron sobre, si la luz solar puede matar al patógeno. Aquí descubrieron que cuando el virus estaba suspendido en el aire, su vida media en condiciones normales, o sea 20 por ciento de humedad y una temperatura de 21.1 a 23.9 ºC, fue de alrededor de una hora. Y cuando incorporaron la luz solar a esta ecuación, se redujo a solo un minuto y medio. Pero esto no ha sido totalmente confirmado en ningún publicado. Pero es posible que los rayos del sol reduzcan la sensibilidad al COVID-19 debido a que estimulan la producción de vitamina D. El cual es un importante nutriente que puede fortalecer el sistema inmunológico y reducir el riesgo de ciertas enfermedades.

Factores tomados en cuenta para los estudios

Por supuesto que se necesitan muchos más estudios y que estos sean confirmados. Pero en sí, desinfectar las superficies con la luz solar realmente es muy problemático. Además que no se sabe con certeza cuánto tiempo se tarda en desactivar COVID-19 con luz solar. O qué fuerza se necesita para ello. Por supuesto que también habría que tomar en cuenta que, la cantidad de rayos ultravioleta en la luz solar varía según la hora del día, el clima, la estación y el lugar del mundo en el que se vive. Al igual que también dependería de la latitud. Debido a todo esto, es por lo que no sería una forma confiable de matar el virus.

rayos ultravioleta eliminacion virus

No está demás recordar que, desinfectar la piel con cualquier tipo de rayos ultravioleta provocará daños y aumentará significativamente el riesgo de cáncer de piel. Y una vez que el se contrae el virus, ninguna cantidad de rayos ultravioleta tendrá ningún impacto. Es por eso de la importancia de continuar con las medidas preventivas impuestas por los organismo de salud. También es importante destacar, que la influencia estacional de los rayos ultravioleta en la propagación del COVID-19, es mínima. Esto en comparación con la de las medidas de distanciamiento físico, la prohibición de viajar, el cierre de escuelas o el aislamiento de hogares. Independientemente del clima, las medidas de preventivas como el distanciamiento social son absolutamente necesarias para frenar de manera significativa la propagación del COVID-19.

rayos ultravioleta estudios contra coronavirus

La llegada del verano

Según diversos estudios, las tasas de propagación e infección por COVID-19, pareció haber disminuido en el hemisferio norte durante el verano. Esto debido a una mayor exposición a los rayos ultravioleta. Sin embargo, gran parte del hemisferio sur también disminuyo un poco la propagación del nuevo coronavirus. Como resultado, hay una combinación entre los efectos de los rayos ultravioleta y las restricciones de relajación durante los meses de verano. En esto es que se basan para continuar con los estudios tomando en cuenta las fluctuaciones diarias en la exposición a los rayos UV.

Y por supuesto que debido a que continúa propagación del virus, los expertos siguen experimentando en la actualidad. Incluso durante el inverno. Es cierto que, para estos estudios se necesita tomar en cuenta diversos factores en las condiciones ambientales que varían según la estación, como la temperatura y la humedad específica. Sin embargo, los expertos creen que múltiples factores pueden estar detrás del efecto de los rayos UV en la transmisión de COVID-19. Algunos de los cuales no pueden estudiarse en el laboratorio. El primero factor es biológico. Los rayos ultravioleta pueden dañar los ácidos nucleicos que usa el virus para codificar su información genética.

rayos ultravioleta verano

Es necesario mucho más estudios

El coautor Jonathan Proctor, becario postdoctoral de la Universidad de Harvard, indicó que, “así como los rayos UV pueden destruir nuestro propio ADN si no usamos protector solar, los rayos UV pueden dañar el virus COVID-19”. El otro factor es conductual. “En el contexto de todo esto, nuestro estudio sugiere que los cambios estacionales en los rayos ultravioleta pueden influir en la transmisión de COVID-19 en los próximos meses”, dice Kyle Meng. economista ambiental de la Universidad de California, Departamento de Economía de Santa Bárbara y en la Bren School of Environmental Science & Management del campus, así como coautor del estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences. “Y si eso es cierto, debemos pensar detenidamente cómo modular las políticas de contención de COVID-19 de manera estacional”, continuó Meng.

rayos ultravioleta usar mascarilla

Esto quiere decir que, las personas pueden salir con más frecuencia cuando hace más sol. Lo que por supuesto podría alterar el riesgo de transmisión. Así que, si bien los estudios de laboratorio pueden ayudar a determinar los mecanismos biológicos, los estudios a nivel de población como este, de igual manera pueden ser útiles para capturar factores sociales. Lo ultimo dicho por la gran mayoría de los investigadores y científicos es que estos estudios conducen a que los cambios estacionales en los rayos ultravioleta pueden influir en la transmisión del COVID-19 en los próximos meses de temporada cálida. Pero definitivamente es cierto que, debemos pensar con mucho cuidado el cómo hacer cumplir las políticas de prevención del COVID-19 de manera estacional. Hay que tener presente que el efecto de los rayos ultravioleta fuera del laboratorio, aún no se ha podido estudiar.

Se recomienda continuar con las medidas preventivas

Es de suma importancia que todos tomemos conciencia. Y no se utilicen las lamparas de luz ultravioleta para desinfectar las manos ni cualquier otra zona de la piel. De igual manera aunque los expertos estén estudiando y sugiriendo que, probablemente la luz solar ayude un poco en la disminución de la propagación del COVID-19, no hay que exponerse a los rayos de sol sin ninguna protección. Continuemos con el distanciamiento físico, con el uso de mascarillas en los lugares públicos. Con el lavado de manos constantemente y si es posible salir de casa lo menos posible hasta que la emergencia sanitaria pase. Lógicamente es muy difícil permanecer en casa luego de tener un estilo de vida ajetreado. Pero por la seguridad de todos, debemos colaborar lo más que se pueda por el bienestar común.

rayos ultravioleta mantener medidas preventivas