Los padres divorciados deben involucrarse más en las vidas de sus hijos

Publicado en 20/06/2019 por Desi

padres divorciados-hijos-tiempo

Demasiados padres pierden a sus hijos en el divorcio, pero no en la forma en que usted puede pensar.

No son los tribunales ni los jueces los que se llevan a sus hijos. Es apatía. O posiblemente la regla  cultural no escrita que le permite a la madre asumir toda la responsabilidad, haciendo que los padres se esfumen lentamente de la vida de sus hijos.

Criar hijos mientras está casado es bastante difícil. Criar hijos como un padre divorciado es aún más difícil. El divorcio es el fin del caos organizado de una familia normal y la vida se convierte en un caos total. Al menos al principio. Los horarios se encuentran en un estado constante de flujo y reflujo, las vacaciones son un nuevo punto de negociación y la lucha por los niños en vacaciones puede sacarle de quisio.
Pero el divorcio no tiene que afectar negativamente la relación entre un padre y sus hijos. De hecho, puede ser una oportunidad para fortalecer esos lazos.

Los papás deben asegurarse de seguir involucrados en la vida de sus hijos, tanto o más que cuando estaban casados. Eso significa tomar decisiones difíciles. Renunciar a ese fin de semana jugando al de descanso. Elegir un apartamento cerca de la casa de tus hijos en lugar de cerca de tu nueva novia.
En el pasado, muchos padres divorciados enfrentaban sistemas judiciales parciales y batallas de custodia injustas, dejando tras de sí a otros que sentían inútil intentarlo. Pero hay que intentarlo.

padres divorciados-hijos-vida

Los estudios demuestran que los niños que crecen con padres que están significativamente involucrados en sus vidas tienen un mayor rendimiento escolar, tienen más probabilidades de ser empleados, tienen menos probabilidades de participar en delitos violentos y son más empáticos y confiados que aquellos que crecieron sin la presencia regular de un padre. Los padres son, en esencia, indispensables para el desarrollo de sus hijos. Nadie debería dejarte creer lo contrario.

Afortunadamente, la cultura en torno al divorcio y los padres divorciados, en particular, está cambiando. Es más probable que los jueces dividan el tiempo de manera equitativa entre los padres, y las madres ya no son favorecidas injustificadamente con los horarios de custodia desequilibrados. Mientras que se están logrando ganancias lentamente, los estigmas culturales todavía existen. Un prejuicio cultural todavía muy extendido es que una madre tiene derecho a tener hijos, pero un padre tiene que luchar por ellos.

padres-hijos-tiempo-juntos