Disturbios en el Líbano el ejército liberó edificios gubernamentales

Publicado en 10/08/2020 por Desi

Líbano-ejercito-libero-edificios-gobierno

En total, más de 700 personas resultaron heridas, 55 de ellas fueron hospitalizadas. Combatientes de las fuerzas especiales de policía utilizaron gases lacrimógenos contra varios miles de personas que se concentraron en la Plaza de los Mártires.

Los manifestantes intentaron romper barreras para entrar al edificio del parlamento y luego irrumpieron en varios ministerios gubernamentales.

Un grupo de rebeldes, unas 200 personas, encabezados por varios oficiales retirados del ejército, se dirigieron al Ministerio de Relaciones Exteriores y declararon el edificio “la sede de la revolución”. Gritaron consignas revolucionarias y quemaron fotografías del presidente libanés Michel Aoun.

En algún momento, los manifestantes también irrumpieron en los edificios de los ministerios de economía y energía, y en la sede de la Asociación Bancaria Libanesa. Este último edificio es un objetivo obvio para los manifestantes, que generalmente se refieren al actual gobierno libanés como el “gobierno de los bancos”.

Sin embargo, pronto llegaron refuerzos en forma de fuerzas especiales del ejército, utilizando balas de goma y gases lacrimógenos, expulsaron a los invasores de todas las oficinas gubernamentales.

“Ellos gobernaron el Líbano durante 30 años, ahora el Líbano es nuestro”, dijo un manifestante en la televisión libanesa en vivo.
Los manifestantes instalaron una horca en la plaza para “colgar a los políticos”, y los manifestantes, en particular, “lincharon” a una figura de tamaño natural del presidente del Parlamento, Nabih Berry.

El primer ministro Hassan Diab pidió elecciones parlamentarias anticipadas como una forma de resolver los disturbios.

El ejército emitió un comunicado recordando a los manifestantes que actúen pacíficamente y se abstengan de cerrar carreteras o atacar propiedad pública o privada.

La violencia se desbordó en las calles antes de una conferencia internacional organizada por el presidente francés Emmanuel Macron y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que tenía como objetivo unir a los donantes para recaudar fondos para apoyar la reconstrucción de la capital libanesa después de la explosión del salitre en el puerto.

Aoun dijo que el 20 de julio se enteró de que se habían almacenado 2.750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut, pero afirma que ordenó a los funcionarios que se ocuparan de este problema, por lo que la tragedia no fue culpa suya.

Los productos químicos están almacenados en un almacén desde 2013 después de que fueron incautados de un buque de carga, pero el presidente libanés ha asegurado que “no tiene la autoridad para administrar directamente el puerto”.

Líbano-ejercito-libero-edificios-gubernamentales