Insuficiencia cardíaca – el tamaño de la pupila predice problemas cardíacos

Publicado en 11/08/2020 por Desi

Insuficiencia cardíaca -pupila-opciones

Las pupilas pequeñas indican un mayor riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca, han descubierto médicos japoneses. Estos datos permitirán evaluar de forma más eficaz el estado de los pacientes y descubrir a cuál de ellos se debe prestar especial atención durante la rehabilitación.

Los pacientes con pupilas pequeñas mueren por insuficiencia cardíaca con el doble de frecuencia, descubrieron los médicos del Hospital Universitario Kitasato en Japón. Los resultados del estudio se publicaron en la revista European Society of Cardiology.

Los investigadores utilizaron imágenes oculares de 870 pacientes hospitalizados con insuficiencia cardíaca aguda en 2012-2017. Las fotografías se tomaron una semana después de la hospitalización o más tarde. Al dividir a los pacientes en dos grupos, con alumnos grandes y con alumnos pequeños, los científicos compararon la mortalidad en los grupos durante los dos años siguientes. Resultó que los pacientes con pupilas pequeñas murieron dos veces más que los que tenían pupilas más grandes. Además, ingresaron nuevamente en el hospital en el 47% de los casos, y entre los pacientes con pupilas grandes, solo el 28% regresó.

“Nuestros resultados muestran que la observación de las pupilas es una nueva forma de identificar a los pacientes con mayor riesgo de muerte o readmisión”, dijo el Dr. Kohei Nozaki, autor principal del estudio. “Te permite intervenir a tiempo e influir en las perspectivas”.

La insuficiencia cardíaca afecta a más de 25 millones de personas en todo el mundo. Ocurre debido a la disfunción del miocardio y se manifiesta por un aumento en el volumen de líquido intercelular y una disminución en la perfusión de órganos y tejidos. Dependiendo de la rapidez con que se desarrolle la insuficiencia cardíaca, se divide en aguda y crónica. La insuficiencia cardíaca aguda puede estar asociada con lesiones, toxinas, enfermedades cardíacas y, si no se trata, puede ser rápidamente fatal.

La insuficiencia cardíaca crónica se desarrolla durante un tiempo prolongado y se manifiesta por un complejo de síntomas característicos (dificultad para respirar, fatiga, disminución de la actividad física, edema, etc.), que se asocian con una perfusión inadecuada de órganos y tejidos en reposo o durante el ejercicio y, a menudo, con retención de líquidos en el cuerpo.

Hasta el 45% de los pacientes hospitalizados con insuficiencia cardíaca mueren dentro de un año de ser hospitalizados y la mayoría muere dentro de los cinco años de ser hospitalizados.

“Es fundamental encontrar formas fiables de determinar qué pacientes tienen más probabilidades de morir o ser readmitidos en el hospital”, explica Nozaki.

Una de las causas de la exacerbación de la insuficiencia cardíaca es la disfunción del sistema autónomo, que controla la frecuencia cardíaca, la digestión y la respiración. La función autónoma generalmente se evalúa midiendo los cambios en la frecuencia cardíaca. Sin embargo, este método es ineficaz en pacientes con ritmos cardíacos anormales, que es común en pacientes con insuficiencia cardíaca.

Insuficiencia cardíaca -pupila-estudio