Consejos para Cuidar tus Girasoles en casa y que duren TODO el año

Publicado en 22/09/2022 por Arantxa

Cuidar tus girasoles es relativamente sencillo, siempre y cuando se cultiven en un entorno adecuado. Es así como un girasol plantado a pleno Sol con veranos cálidos requiere muy poco mantenimiento.

Asimismo, los girasoles son imanes de abejas. Cada inflorescencia produce un gran volumen de polen y néctar que atrae a estos insectos voladores y otros polinizadores.

¿Cómo cuidar tus girasoles en casa?

girasol en maceta

Los girasoles florecen con vibrantes pétalos amarillos y un dulce aroma amaderado durante buena parte del año. El florecimiento generalmente dura de 8 a 12 semanas, desde principios de Verano hasta finales de Otoño. Puedes fomentar la floración dándole a tu girasol pleno Sol y regándolo regularmente. Manipula las flores con mucho cuidado mientras florecen.

Luz, lo que más adoran los girasoles

cuidar girasoles

Para obtener la mejor floración y tallos más resistentes, planta tus girasoles a pleno Sol. Esto significa al menos seis horas de luz solar directa al día. Debido a que son heliotrópicos (las cabezas de sus flores siguen al Sol), una amplia exposición a la luz solar ayudará a que tus los girasoles permanezcan rectos en lugar de inclinarse hacia la dirección donde la luz sea más fuerte.

Agua, escencial para cuidar girasoles en maceta

regar girasoles

Aunque toleran las condiciones secas, si riegas tus girasoles regularmente promueves la floración. Esto se deba a que a menudo se reduce durante los períodos de sequía. Si tus girasoles están caídos y el suelo está seco, a menudo es una señal de que necesitan más agua.

El agua es vital para la salud de los girasoles. Asegúrate de que estén bien hidratados colocándolos en un jarrón lleno de agua limpia. Puedes asegurarte de que sus tallos reciban la mayor cantidad de humedad posible, cortan dolos en un ángulo de 45º cada dos días. Esto ayudará a que sus flores se vean lo mejor posible durante un mayor tiempo.

Temperatura y humedad

girasoles

Las temperaturas óptimas para el cultivo de girasoles están entre 20˚C y 25˚C. Aún así, toleran altas temperaturas siempre que se satisfagan sus necesidades de humedad. Los girasoles pueden manejar ambientes algo fríos, siempre que sean soleados.

También toleran la humedad alta, pero debes tener un suelo con buen drenaje, una buena cantidad de materia orgánica y buena circulación de aire. Todo esto para evitar que se pudra la raíz y otras enfermedades.

Fertilizante para mantener un girasol en tierra

cuidar girasoles en tierra

Los girasoles aprecian un fertilizante rico en fósforo y potasio. Si tienes un suelo rico y arcilloso, es probable que no necesites complementarlo con fertilizante. Pero si tienes un suelo pobre, aplica un fertilizante de liberación lenta a partir de la Primavera, siguiendo las instrucciones de la etiqueta. Sin embargo ten cuidado de no sobrealimentar tus plantas, ya que puede hacer que los tallos se vuelvan larguiruchos.

Exceso de follaje

Revisa tu arreglo floral cuidadosamente antes de colocarlo en agua. Por ejemplo: ¿Hay hojas que caen por debajo de la línea de flotación? Si ese es el caso, es el momento de cortarlos. De lo contrario, corres el riesgo de introducir bacterias no deseadas en el jarrón, lo que afecta el tiempo de vida de sus flores y las deja más vulnerables al marchitamiento prematuro.

Poda… de vez en cuando

flor de girasol

Por lo general, no requieren poda pero, si se cultivan en racimos, se pueden beneficiar de un recorte ocasional. Puedes podar los girasoles perennes dos veces al año con tijeras de podar, una vez a fines de la Primavera y otra en el Verano. Es recomendable cortar los girasoles anuales hasta el suelo una vez que muestren signos de dorarse y secarse.

Descoloramiento

girasol enfermo

Los girasoles pueden desarrollar llagas marrones y negras en sus tallos y hojas, especialmente en los meses húmedos. Esta decoloración, llamada “cancro del tallo”, es una enfermedad muy destructiva en las plantas, la cual puede matarlas rápidamente si no se trata. Comienza aplicando un fungicida de alta resistencia, pero si el problema no se resuelve, debes destruir los girasoles quemándolos o quitándolos de la raíz para evitar contagio.

Los girasoles también los puedes cortar para arreglos de flores frescas o secas. Los girasoles frescos se pueden usar justo cuando los pétalos comienzan a levantarse y abrirse. Se recomienda almacenarlos en el congelador para una mayor longevidad. Las cabezas de girasol también se pueden secar al aire colgándolas boca abajo en un espacio cálido, seco y bien ventilado.

La Clave para cuidar girasoles: Mantenimiento regular

flor de girasol

Parte del cuidado del girasol implica un mantenimiento regular para mantenerlos felices y llenos de vida. El cuidado diario te permite examinar los tallos cuidadosamente y confirmar que están bien. Cambiale el agua a diario, recorta los tallos a tiempo y asegúrate de que reciban la luz solar adecuada. Si notas que no es suficiente, cámbialos a otro lugar. Una habitación cálida y soleada será genial, y esa luz creciente supondrá una gran ayuda si es tu única opción.