Tener hambre afecta negativamente las decisiones que debemos tomar

Publicado en 13/09/2019 por Desi

hambre-afectar-desiciones-estudio

Si alguna vez has tomado decisiones extremadamente impulsivas cuando has tenido hambre, no estás solo. Una nueva investigación publicada en Psychonomic Bulletin & Review por investigadores de la Universidad de Dundee ha encontrado que el hambre puede interferir en su toma de decisiones de manera real y concreta. Y, curiosamente, los investigadores descubrieron que estos cambios no solo se aplican a nuestras decisiones sobre los alimentos.

El Dr. Benjamin Vincent, profesor de la Facultad de Psicología, y su antiguo alumno y coautor Jordan Skrynka, querían investigar cómo el hambre afecta la impaciencia, por lo que reclutaron a 50 participantes para un experimento de dos partes basado en el formato de un famoso prueba conocida como la “prueba de malvavisco”. El formato implica preguntar a los participantes si quieren una pequeña recompensa ahora, o una recompensa más sustancial más adelante en el futuro, si están dispuestos a esperar. Para el nuevo estudio, las recompensas ofrecidas fueron comida, dinero o música.

El formato de prueba de malvavisco se ha utilizado muchas veces en la investigación de psicología para evaluar la fuerza de voluntad y el poder de la gratificación instantánea, sobre todo en los niños en la década de 1960. Sin embargo, el experimento del Dr. Vincent y Skrynka tuvo una diferencia. “Realizamos esta prueba con personas que se encontraban en dos situaciones diferentes: una vez cuando entraron al laboratorio de manera normal, después de haber desayunado, y la siguiente después de no haber desayunado”, le dice el Dr. Vincent a Bustle. “Medimos qué tan hambrientos estaban usando un cuestionario y probamos su nivel de azúcar en la sangre”.

Como era de esperar, cuando las personas tenían hambre, querían comida ahora en lugar de comida más tarde, incluso si la recompensa asociada con obtener comida más tarde era mejor de alguna manera. “La gente estaba mucho más enfocada en recompensas alimentarias inmediatas cuando tenían hambre. Eso no es un hallazgo sorprendente”. “Sin embargo, lo que realmente nos llamó la atención fue que las personas se volvieron mucho más impulsivas por las recompensas no alimentarias. Eso fue inesperado porque estas recompensas no alimentarias no podían hacer nada para aliviar el hambre, pero la gente aún se volvió impulsiva por ellas”. “En otras palabras, las personas hambrientas todavía querían recompensas inmediatas, incluso si lo que se les ofrecía no era comida.

hambre-afectar-desiciones