¿Tienes una habitación libre y no sabes a qué destinarla? Toma nota y sácale el máximo provecho

Publicado en 14/04/2022 por Malvina

habitaión libre

Fotografía de Spacejoy en Unsplash

Siempre es bueno tener una habitación libre, ya que te permite probar nuevas ideas de diseño. Aunque la mayoría de la gente suele crear una habitación de invitados que prácticamente no se usa, lo cierto es que este espacio se puede aprovechar de muchas otras maneras. En este artículo te proponemos seis ideas alternativas para tu habitación libre.

Un santuario para animales

El confinamiento debido a la COVID-19 provocó un aumento de las ventas de mascotas; de hecho, múltiples estudios han demostrado que los animales domésticos han contribuido a hacernos más llevadera la pandemia.

Todos estos animales necesitan su propio espacio. Una habitación libre puede cumplir este propósito: coloca su cama preferida, unos cuantos juguetes y decoraciones inspiradas en el mundo animal y conviértela en un palacio para mascotas.

Además, con ello quizá consigas que tus animales dejen de subirse a las camas y sofás porque ya tienen su propio espacio. Bueno, es posible que aquí hayamos pecado de optimismo.

Una biblioteca y sala de lectura

habitacion bonita sillon

La imagen de una gran estantería cargada de libros es muy potente y puede dar un aspecto majestuoso incluso a una habitación pequeña.

Basta con cubrir una o dos paredes de libros y colocar un par de sillones cómodos para transformar una habitación libre en una biblioteca personal. No solo se convertirá un tu oasis de tranquilidad en mitad del caos del día a día, sino que además es una buena manera de guardar la colección de libros que has ido acumulando con el paso del tiempo.

Si no tienes suficientes libros para crear una librería, puede que necesites tiempo y dinero para hacerla crecer, pero el esfuerzo valdrá la pena.

Una sala de juegos

Tratar con los hijos o con una pareja hiperactiva requiere mucho esfuerzo cuando tenemos otras cosas que hacer. Con una sala de juegos, podemos matar dos pájaros de un tiro: tener un lugar para guardar todos los trastos de la casa, como la consola, la tableta y una segunda televisión; y disponer de una zona tranquila para los miembros de la familia más ruidosos.

Aunque está bien aspirar a tener una sala de juegos perfecta, lo principal es que sea lo suficientemente grande para meter una o dos pantallas y un sofá cómodo. Es recomendable no instalar un pestillo en la puerta, por si es necesario asomar la cabeza para comprobar que los niños no estén accediendo a sitios web inapropiados, tentando a la suerte en juegos de casino online o viendo películas de terror.

El coste de convertir una habitación en un paraíso gamer no es tan alto como el de muchas otras propuestas, y es una muy buena opción si tú, tus hijos o tus amigos sois aficionados a los videojuegos.

Un espacio polivalente

Un poco de flexibilidad siempre viene bien y, con alguna incorporación inteligente en tu habitación libre, puedes dejarla lista para diferentes usos.

En función de la ocasión, una mesa puede usarse como escritorio o para cenar, un sofá puede servir para leer o ver la televisión, y un hueco libre en una esquina puede funcionar como zona de ejercicio o de juego.

Todo dependerá del tamaño de la habitación, claro está, pero para quienes busquen algo que pueda servir para varias cosas, un espacio polivalente y versátil es una opción ideal.

Un estudio

chica estudiando

¿Te cuesta encontrar tu lado más creativo? Un par de retoques en tu habitación extra pueden transformarla en un espacio que te permita sacar el mayor partido posible a tus capacidades.

Si la habitación tiene mucha luz natural, solo necesitarás un caballete para crear el lugar perfecto para pintar. Si la habitación está en un lugar tranquilo, puedes convertirla en un estudio de grabación, en una sala de ensayo o en el lugar perfecto para crear un podcast.

Aunque insonorizar una habitación puede resultar caro, siempre es una buena inversión si vas a darle un uso profesional.

Un vestidor

armario ropa grande ropero

Si tienes los armarios llenos hasta los topes, es muy posible que necesites más espacio para ordenar toda tu ropa y calzado.

Un vestidor es el sueño de cualquier fashionista, y puedes conseguirlo fácilmente si dispones de una habitación libre en casa. Barras de pared a pared y un par de cajoneras es todo lo que necesitas para completar este proyecto. Como esta es una propuesta muy autoindulgente, coméntala antes con el resto de las personas que viven en casa.