Cómo hacer que un estudio parezca mucho más grande

Publicado en 22/03/2022 por Malvina

decorar estudio parecer grande

Fotografía de Patrick Perkins en Unsplash

 

El elevado coste de la vivienda en las grandes ciudades, tanto de compra como de alquiler, está empujando a la gente en vivir en espacios cada vez más reducidos, como lofts o estudios. Aunque estos pisos de una sola estancia suelen estar bien ubicados cerca del centro, presentan un auténtico desafío para sus ocupantes: cómo conseguir que un espacio tan pequeño parezca lo más grande posible.

Gracias a una serie de trucos, podemos conseguir que este reto no sea tan difícil como parece. En este artículo te ofrecemos cinco consejos que te ayudarán a potenciar el espacio de tu estudio.

Saca el máximo provecho a las singularidades estructurales

Cada edificio, y en especial los más antiguos, tienen sus propias peculiaridades. En función de la antigüedad, pueden tener ventanas en salientes, esquinas redondeadas, techos altos, etc., que los diferencian del resto.

Y como cada metro cuadrado cuenta, hay que saber aprovechar estos elementos al máximo. ¿Te has planteado convertir una ventana en saliente en un sofá? ¿O aprovechar los techos altos para crear un altillo?

Cuanto más provecho saques a estos elementos, mayor parecerá el piso. A veces solo hace falta detenerse a pensar un momento y las ideas llegan solas.

Añade un separador de ambientes

Construir un tabique es una solución complicada y costosa; además, si no nos gusta cómo queda, es difícil volver atrás.

Los separadores de ambientes son una opción muy acertada, ya que ayudan a dividir el espacio y crear la idea de que hay más habitaciones. Además, pueden ser un elemento con mucho estilo si se integran en el diseño general del piso. Y lo mejor es que podemos retirarlos sin problemas cuando nos cansemos de ellos.

Los separadores nos ayudan también a pensar en términos de zonas. Todos sabemos que usar dispositivos electrónicos antes de ir a dormir, sobre todo para actividades estimulantes como ver la televisión o jugar en un casino online, impide conciliar el sueño: un elemento arquitectónico que separe la zona de noche de la zona de día nos ayuda a mentalizarnos que dejamos una zona de actividad para entrar en otra más tranquila.

Usa espejos

Los espejos son un elemento clave para hacer que las habitaciones parezcan más grandes de lo que son. Reflejan la luz que entra por la ventana y engañan al cerebro, que cree que el espacio es mayor.

Ahora bien, es importante no pasarse. Quizá un espejo decorativo en tres de las paredes baste para un estudio: si ponemos más, parecerá que vivimos en una casa de los espejos.

Si te gustan las habitaciones brillantes y luminosas, los espejos pueden convertirse en tu mejor aliado. En lugar de absorber la luz como una pared, la reflejan por la habitación y ayudan a iluminarla. Eso sí, procura no ponerlos de modo que la luz del sol incida directamente sobre ellos, ya que el resplandor podría resultar molesto.

Prueba el «arte flotante»

Los separadores de ambientes no tienen por qué ser siempre cortinas o mamparas; también pueden ser obras de arte.

Colgar cuadros entre diferentes zonas no solo sirve para decorar la estancia, sino que crean un pequeño truco psicológico: al mirarlos, la habitación adquiere una profundidad adicional. Un cuadro de un paisaje es probablemente la mejor opción para crear este efecto: un mar o unas montañas, por ejemplo, ayudan a ampliar el espacio alrededor del cuadro.

Muchos interioristas recomiendan este concepto de «arte flotante». Pruébalo y verás como, además de dar vida al ambiente, lograrás crear una sensación de mayor espacio.

Apuesta por un almacenaje inteligente

Un buen almacenaje es indispensable en un espacio reducido; basta dejar un par de cosas en el medio para que el espacio parezca desordenado, lo cual causa un mal efecto y produce estrés. El almacenaje inteligente encaja con el concepto moderno del diseño minimalista, donde todo lo que no es necesario para el día a día debe permanecer oculto.

En primer lugar, plantéate almacenar cosas en las paredes. Y no nos referimos solo a estanterías: en una pared puedes colgar sillas y otros objetos voluminosos, como puede ser una bicicleta. No solo liberarás espacio, sino que darás un toque muy chulo a la estancia.

Otra posibilidad son las camas abatibles. El gran problema de los estudios es que las camas se encuentran en el mismo espacio que el salón, por lo que disponer de una cama abatible que pueda guardarse en un mueble o debajo de una mesa es una opción muy inteligente.

Si almacenas bien las cosas, tendrás más espacio libre y tu piso parecerá más grande.