Cómo congelar calabacín para almacenarlo y usarlo cuando quieras

Publicado en 10/08/2021 por Alejo

Congelar calabacín es una excelente manera de poder tener este alimento durante todo el año. El calabacín es una verdura que es deliciosa por sí misma. Pero de igual manera se puede usar para una variedad de comidas, desde el desayuno hasta el postre después de la cena. También lo puedes hornear o simplemente agregar a diferentes recetas tradicionales para dar un toque de sabor y beneficios para la salud. El calabacín crece mejor en climas templados. Si bien puedes obtenerlo durante todo el año, están disponibles con toda su fuerza durante los meses de verano. Al momento de comprarlos ten presente que, más grande no siempre es mejor cuando se trata de calabacín. Por lo general, los calabacines más pequeños son menos amargos, tienen semillas más suaves y cáscaras más delgadas.

congelar calabacín por tiempo largo

Cómo congelar calabacín

Cabe mencionar que, pequeños rasguños en la piel, pueden hacer que el calabacín se deteriore más rápido. Los calabacines frescos se pueden almacenar de una a dos semanas aproximadamente, si se mantienen secos y frescos en el refrigerador. También puedes congelar el calabacín en diferentes formas, las cuales te permitirán almacenarlo por más o menos un año. El calabacín es una gran verdura hidratante baja en carbohidratos que la hace perfecta para comidas ligeras para el verano.

congelar calabacín de maneras diferentes

Si aprovechaste de comprar una buena cantidad de calabacines o si tu jardín está repleto, entonces considera congelar calabacín para continuar aprovechando su sabor y beneficios por más tiempo. Entonces presta atención y pon en práctica estos trucos para almacenar calabacines. Por supuesto que, antes de congelar calabacín debes pensar en cómo lo querrás usar ya que no es buena idea congelar calabacín entero. Si deseas congelar calabacín para usarlo en sopa entonces luego de lavarlo, córtalo en trozos. Si deseas utilizarlo para pan o muffins entonces córtalos en trozos mucho más pequeños o rallarlo. Ahora si los deseas utilizar en batidos o salsas, puede ir de cualquier manera.

congelar calabacín cortados

¿Blanquear antes de congelar calabacín?

En realidad esta es una decisión tuya y te explicamos el por qué. El propósito de escaldar, blanquear o sumergir los alimentos rápidamente en agua hirviendo y luego en agua helada, es detener cierta actividad enzimática dentro de los alimentos. A su vez, puede ayudar a que los alimentos retengan un color, textura y calidad ligeramente mejores a lo largo del tiempo. Muchas personas consideran esto importante. Mientras que otras personas creen que el acto de blanquear no vale la pena para el calabacín.

congelar calabacín rallado

Pero en realidad no hay nada de malo si decides blanquear tu calabacín o congelarlo directamente para su posterior consumo. De hecho, después de descongelar el calabacín se ablandara fácilmente. Cabe mencionar que, el calabacín tiene un contenido muy alto de agua, por lo que no tendrá una textura crujiente después de ser congelado. A medida que el calabacín congelado se descongela, se vuelve suave. Sin embargo, blanquear puede ayudar a que el calabacín se mantenga un poco más firme incluso después de descongelar.

congelar calabacín despues de blanquear

Pues bien, si decides blanquear, no lo hagas por mucho tiempo, un minuto en agua hirviendo será suficiente. Más que eso, cocinarás demasiado el calabacín y puedes volverlo muy blando después de descongelar. Algunas veces cuando se blanquean algunas verduras, hay quienes colocan sal al agua hirviendo para así dar un sabor extra a los alimentos. Pero en el caso de los calabacines, la sal que absorben ablanda las paredes celulares y lo hace mucho más blando. Por lo que es preferible que la sal se la coloques cuando estés preparando tu plato con calabacín.

congelar calabacín adecuadamente

No congeles calabacín dos veces

Ten presente que, si congelas el calabacín justo después de blanquearlo, se congelará y se convertirá en un cubo de hielo de calabacín sólido. Claro que no es el fin del mundo. Pero también es menos fácil de usarlo cuando solo quieres tener rápido la cena en la mesa. Si tienes tiempo y espacio en tu congelador, una mejor solución es congelar el calabacín en una sola capa en una bandeja para hornear forrada con una estera de silicona para hornear. Esto congela cada trozo de calabacín individualmente. Por lo que se pueden almacenar como un paquete suelto en una bolsa o recipiente para congelador. Es mucho más fácil sacar solo lo que necesites para tu receta, además de que las piezas más pequeñas se descongelan más rápido durante la cocción.

congelar calabacín en bolsa

¿Cuánto tiempo se puede mantener un calabacín congelado?

Para una calidad óptima, usa tus calabacines congelados dentro de los tres meses posteriores a la congelación. Sin embargo, no necesariamente estarán mal después de pasar ese tiempo. Solo que con más tiempo, pueden tener más posibilidades de desarrollar quemaduras por congelación o volverse cada vez más húmedos y suaves una vez descongelados. Claro que, si el destino final del calabacín es algo tan indulgente como sopa, estofado, salsa, chile o algo similar, es preferible usar calabacines congelado un poco más viejos.

congelar calabacín para consumir

Congelar calabacín en rodajas o en trozos

Primero, lava bien el calabacín y corta los extremos. Luego, corta en la forma y el tamaño que desees. Para congelar calabacines para sopa, los puedes cortar en cuartos a lo largo y luego picarlo más para crear los trozos pequeños. Luego extiende los trozos de calabacín cortados en una bandeja para hornear grande u otra bandeja apta para el congelador. Trata de mantenlos en una sola capa, tocándolos o superponiéndolos lo menos posible. Luego coloca toda la bandeja, o varias, según sea necesario, en el congelador durante al menos dos horas o toda la noche.

congelar calabacín luego cocinar

Los trozos de calabacín se congelarán individualmente y, por lo tanto, evitarán que se peguen una vez que los coloques en su recipiente de almacenamiento final. De esta manera, podrás sacar solo una pequeña porción del calabacín congelado según sea necesario, en vez de tener que sacar y descongelar todo para usar lo necesario y el resto volverlo a congelar. Pues bien, una vez que estén congelados, pasa los trozos de calabacín al recipiente elegido para almacenarlos a largo plazo. Pero recuerda que deberás hacerlo lo más rápido posible, minimizando el tiempo que estén fuera a temperatura ambiente. Si el calabacín congelado comienza a descongelarse y a sudar, es más probable que se peguen.

congelar calabacín para almacenar

Cómo congelar calabacín rallado

Comienza lavando el calabacín y recorte los extremos. Utiliza un rallador de queso para convertir el calabacín en tiras finas, aunque un procesador de alimentos también te puede servir. A continuación, elimina parte del exceso de humedad para reducir las posibilidades de quemaduras por congelación y futuros calabacines empapados. Para esto hay dos maneras de hacerlo, la primera es agregar el calabacín rallado a un colador de malla fina colocado sobre un tazón, y luego presionar el calabacín hacia abajo repetidamente con una cuchara grande o una espátula, para forzar un poco del líquido hacia afuera y dentro del tazón.

congelar calabacín forma de fideos

La segunda manera es colocar el calabacín rallado dentro de una toalla o gasa limpia sin pelusa, y escurrirlo. Es preferible una toalla o gasa, ya que usar toallas de papel se pueden deshacer y además se pega al calabacín haciendo el trabajo muy difícil y poco práctico. Una vez eliminado el exceso de humedad, coloca el calabacín rallado en recipientes aptos para congelador. Cuando congeles el calabacín de manera rallada, obviamente se amontonarán, por lo que te recomendamos almacenarlo en porciones fáciles de usar.

congelar calabacín en trozos pequeños

Cómo usar o cocinar calabacín congelado

El calabacín congelado es un buen sustituto del calabacín fresco en la mayoría de las recetas, excepto en aquellas en las que se desea una textura firme de calabacín, como las brochetas de verduras a la parrilla. El sabor del calabacín es tan suave que se mezcla a la perfección con lo que sea que lo agregues. Incluso es perfecto para incluir verduras a escondidas. Cabe mencionar que no es necesario descongelar completamente el calabacín antes de agregarlo a una receta, o cocinarlo completamente como lo harías con uno crudo. Como ya te mencionamos, a medida que el calabacín se descongela, se vuelve blando.

congelar calabacín en rodajas

Así que lo que deberías hacer es dejar que se caliente por completo antes de consumirlo. Para sopas, salsas, chile y similares, lo más recomendable es agregar el calabacín congelado cerca del final del tiempo de cocción de tu plato. Para agregar calabacín congelado al pan u otros productos horneados, es posible que debas dejar que se descongele parcialmente para romper el grupo de trozos triturados para finalmente mezclarlos. Debido a que ya se eliminó la mayor parte de la humedad adicional del calabacín antes de congelarlo, no es necesario que lo coles nuevamente, a menos que parezca increíblemente húmedo. Sin embargo, si estás preparando lasaña, cazuela, quiche u otra receta en la que el líquido no será bienvenido, es mejor descongelar el calabacín para drenar el exceso de líquido antes de usarlo. Congelar calabacín es muy versátil y práctico para preparar diversas y deliciosas recetas

4 deliciosas y fáciles recetas con calabacín

Pan de calabacín

congelar calabacín saludable pan

Ingredientes:

3 tazas de harina para todo uso

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

3 cucharaditas de extracto de vainilla

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

1 cucharadita de levadura en polvo

3 huevos

1 cucharada de canela molida

1 taza de aceite vegetal

2 ¼ tazas de azúcar blanca

2 tazas de calabacín rallado

1 taza de nueces picadas

Preparación:

Engrasa y enharina dos moldes de 8 x 4 pulgadas. Precalienta el horno a 165 ºC. Tamiza la harina, la sal, el polvo de hornear, la soda y la canela en un tazón. Luego en otro tazón grande bate los huevos, el aceite, la vainilla y el azúcar. Agrega los ingredientes tamizados a la mezcla con huevos y bate bien para combinar. Agrega el calabacín y las nueces hasta que estén bien combinados. Luego vierte la mezcla en los moldes preparados y hornea durante 40 o 60 minutos, o hasta que al insertar el probador en el centro y este salga limpio. Una vez listo, déjalo enfriar sobre una rejilla durante 20 minutos. Retira el pan de la sartén y déjalo enfriar por completo.

Cremosos espaguetis y zoodles

congelar calabacín espaguetis con zoodles

Ingredientes:

225 gramos de espaguetis

taza de agua

Sal y pimienta kosher

1 diente de ajo machacado

taza de ramita de romero

taza de queso parmesano recién rallado, y más para servir

2 cucharadas de aceite de oliva

250 gramos de zoodles (calabacín en espiral)

1 cucharadita de ralladura de limón finamente rallada

5 tazas de espinacas tiernas

Preparación:

Cocina la pasta como indica la etiqueta, reservando ½ taza de líquido de cocción antes de escurrir. En una taza medidora apta para microondas, calienta el agua con el ajo y el romero hasta que esté bien caliente, más o menos por un minuto. Deja reposar durante cinco minutos y luego desechas el ajo y el romero. Agrega el parmesano y ½ cucharadita de pimienta negra recién molida. Durante los últimos cinco minutos de cocción de la pasta, calienta el aceite en una sartén antiadherente grande a fuego medio. Agrega el calabacín en espiral y cocina, revolviendo suavemente hasta que estén tiernos, más o menos por dos minutos. Sazona con ¼ de cucharadita de sal y pimienta, luego agrega las espinacas, la pasta cocida y la salsa y un poco de líquido de cocción reservado, si la mezcla parece muy seca. Sirve con parmesano adicional, si lo deseas.

Crema de calabacín

congelar calabacín crema deliciosa

Ingredientes:

½ cebolla pequeña cortada en cuartos

2 dientes de ajo

3 calabacines medianos, con piel y cortados en trozos grandes

32 onzas de caldo de pollo reducido o vegetal

2 cucharadas de crema agria reducida en grasa

sal kosher y pimienta negra al gusto

Queso parmesano rallado fresco si lo desea para cubrir

Preparación:

Combina el caldo de pollo, la cebolla, el ajo y el calabacín en una olla grande a fuego medio y deja hervir. Baja el fuego, cubre y cocina a fuego lento hasta que estén tiernos, más o menos por unos 20 minutos. Retira del fuego y haz puré con una batidora de inmersión, agrega la crema agria y vuelve a procesar hasta que quede suave y todo combinado. Prueba la sal y la pimienta y ajusta al gusto si es necesario y sirve caliente.

Cazuela de calabacín con queso

congelar calabacín cacerola de calabacin

Ingredientes:

4 tazas de calabacín, cortado en cubitos

1 taza de mayonesa

1 taza de queso cheddar rallado

2 huevos ligeramente batidos

1 cucharadita de pimienta

¾ – 1 cucharadita de ajo en polvo

¼ taza de pan rallado

1 cucharada de mantequilla derretida

Preparación:

En una olla con agua hirviendo, agrega el calabacín cortado en cubitos y cocina por tres minutos, luego escurre y deja enfriar. En un tazón, combina el calabacín sancochado, la mayonesa, el queso cheddar, los huevos, la pimienta y el ajo en polvo. Vierte en una fuente para hornear engrasada de 1 ½ cuarto de galón. En un bol, combina el pan rallado con la mantequilla derretida. Vierte el pan rallado por encima de la cazuela. Hornea sin tapar a 175 ºC durante 35 minutos o hasta que el calabacín esté tierno con un tenedor.

congelar calabacín facil cacerola