¿Qué es lo que su ansiedad está tratando de decirle?

Publicado en 7/05/2019 por Desi

ansiedad-consejos-combatir-enfermedad-psicologia

La ansiedad o el miedo no es algo que deba ser vencido o eliminado, o incluso abordado, para el caso. En su lugar, es posible que debamos prestar mucha atención a su mensaje. La mayoría de nosotros experimentamos el miedo como una especie de señal de stop o luz roja intermitente que advierte: “¡Peligro! ¡No estás seguro! “Pero es posible que tengamos que decodificar esa señal y considerar qué está tratando de transmitir. ¿Cuál es la naturaleza real del peligro? ¿Es pasado o presente, real o imaginado? ¿Nos sentimos ansiosos porque estamos trazando audazmente un nuevo territorio, o porque estamos por hacer algo estúpido?

A veces, sentimos un miedo o una oleada de ansiedad, porque nuestro inconsciente nos advierte que estamos realmente por hacer algo que no está bien. Tal vez no deberíamos enviar ese correo electrónico enojado o comprar esa casa adorable que necesita una gran reparación. Tal vez no deberíamos apresurarnos en un trabajo, conversación, viaje, matrimonio o divorcio en particular. En tales casos, el miedo puede operar como un sabio protector, uno que debemos honrar y respetar.

Sin embargo, si el temor siempre fuera una señal de advertencia legítima, nunca podríamos acudir a una cita con el médico, hablar cuando nos apasiona algo o dejar una relación sin salida. Hay momentos en los que debemos superar nuestro temor y darle paso al corazón, para actuar.

En otras ocasiones, es posible que debamos identificar las fuentes reales de miedo, pasadas o presentes, que pueden estar ocultas de nuestra vista. Por ejemplo, la ansiedad que te invade cuando contemplas confrontar a tu cónyuge puede enmascarar un antiguo terror subyacente de hablarle a tu padre cuando eras un niño.

El miedo es un mensaje, a veces útil, a veces no, pero a menudo transmite información crítica sobre nuestras creencias, nuestras necesidades y nuestra relación con el mundo que nos rodea.

Hay un último tipo de miedo que debemos descifrar: el miedo que no sentimos en absoluto (al menos, no conscientemente). Cuando no podemos enfrentar completamente nuestra ansiedad y aclarar sus fuentes, tendemos a actuar en su lugar, atacando a un colega, molestando a nuestro hijo por 12ª vez, o trabajando todo el fin de semana en un proyecto, todo mientras nos convencemos de que estas respuestas son totalmente racionales y justificadas.

Cuando la ansiedad es crónicamente alta, conduce a resultados más serios, como avaricia, intolerancia, violencia y otras formas de crueldad.

Nos debemos a nosotros mismos y a los demás aprender a reconocer los comportamientos que reflejan y aumentan la ansiedad, y a manejar nuestra propia ansiedad para que no se manifieste de manera dolorosa.

ansiedad-consejos-combatir-enfermedad