Alimentación emocional – Cómo diferenciarla y detenerla

Publicado en 23/11/2020 por Alejo

alimentación emocional daño

La alimentación emocional es mucho más común de lo que se piensa y habla. Ciertamente no es para nada saludable. En esta oportunidad te explicaremos de que trata en sí la alimentación emocional y qué la causa. De igual manera te indicaremos algunos consejos para controlarla y mantenerte saludable.

alimentación emocional aburrimiento

La alimentación emocional

No siempre comemos solo para satisfacer el hambre física. Muchas personas recurren a la comida para consolarse o aliviar el estrés. Por lo general, cuando esto se hace, se tiende a buscar comida chatarra, dulces y otras comidas reconfortantes pero muy poco saludables.

alimentación emocional con azucar

Casi siempre, cuando nos sentimos deprimidos tomamos un tarro de helado. Si estamos aburridos entonces pedimos una pizza o simplemente después de un estresante día de trabajo pasamos por un auto servicio por cualquier comida. La alimentación emocional se trata de utilizar la comida para sentirse mejor y satisfacer sus necesidades emocionales, en vez de su estómago.

alimentación emocional aliviar estres

Sin embargo, la alimentación emocional no soluciona los problemas emocionales. De hecho, puede que hasta te haga sentir peor. No solo permanece el problema emocional original, sino que también te sientes culpable por comer en exceso.

alimentación emocional aliviar tristeza

Señales de alimentación emocional

Una persona que se alimenta emocionalmente come cuando se siente estresado. Come cuando no tiene hambre e incluso cuando está lleno. Consume comida para sentirse mejor, para calmarse cuando siente tristeza, enojo, estrés y ansiedad o cunado está aburrido. Siente que la comida es una especie de recompensa. Come, por lo general, hasta literalmente hartarse. La comida le hace sentir un poco más seguro y al mismo tiempo no tiene control sobre la misma.

alimentación emocional causas

El ciclo emocional de la alimentación

Usar la comida como un estímulo, una recompensa o para celebrar de vez en cuando, no es tan malo. Pero cuando el comer es el principal mecanismo para afrontar emociones, cuando el primer impulso es comer cualquier cosa cada vez que estás estresado, molesto, enojado, solo, agotado o aburrido, es cuando aparece el problema y te vas quedando atrapado en un ciclo nada saludable.

alimentación emocional ansiedad

El hambre emocional no se puede llenar ni saciar con comida. Puede que comer puede hacerte sentir bien en el momento. Pero los sentimientos que desencadenaron la ingesta continuarán allí. Ciertamente, esto luego de un rato, te hará sentir mal debido a las calorías innecesarias que consumiste. Incluso, puedes molestarte contigo mismo por no tener fuerza de voluntad ni control sobre el consumo innecesario de comida.

alimentación emocional antojos

Esto a su vez conlleva a dejar las formas saludables de lidiar con tus emociones. Por supuesto que tendrás cada vez más dificultades para controlar tu peso y te sientas cada vez más impotente ante la comida y tus sentimientos. Pero afortunadamente, es posible que puedas hacer un cambio saludable. Siempre podrás aprender formas más saludables de lidiar con tus emociones, vencer los antojos y detener la alimentación emocional.

alimentación emocional comida chatarra

Diferencia entre hambre emocional y hambre física

Esta diferencia puede que te sea un poco difícil si eres de las personas que constantemente llevas una alimentación emocional. El hambre emocional puede ser realmente poderosa, por lo que es muy fácil confundirla con el hambre física. Sin embargo, hay algunas pistas que puedes buscar para diferenciar el hambre física y emocional.

alimentación emocional consecuencias dañinas

El hambre emocional aparece de repente

Esta aparece de golpe y te hace sentir urgencia de consumir cualquier alimento. Por el contrario, el hambre física aparece de forma más gradual. Con el hambre física, no tienes el impulso de comer con tanta urgencia. Claro que esto no cuenta si es que no has consumido alimentos durante todo el día, lo cual no debería de pasar.

alimentación emocional consolacion dañina

El hambre emocional anhela alimentos reconfortantes específicos

Cuando tienes hambre física, cualquier alimento está bien, incluyendo las verduras y los vegetales. Sin embargo, con el hambre emocional lo que te provoca y deseas es comida chatarra o refrigerios azucarados, los cuales proporcionan un subidón instantáneo.

alimentación emocional consumo dañino

El hambre emocional conduce a una alimentación sin sentido

Ciertamente te podrás comer una bolsa entera de patatas fritas, incluso una pinta entera de helado antes de que te des cuenta. Esto lo harás casi sin prestarle atención o sin disfrutar en verdad lo que estás comiendo. Pero cuando comes alimentos por hambre física, por lo general, eres más consciente de lo que estás consumiendo.

alimentación emocional culpa

El hambre emocional no te satisface cuando estás lleno

Cuando te alimentas emocionalmente, siempre querrás más y más. Puede que te sientas lleno pero aún así querrás continuar comiendo. El hambre física, por otro lado, no necesitas consumir alimentos hasta el cansancio. Dejarás de comer cuando tu estómago esté lleno y tu te sientas satisfecho. Es que el hambre emocional no se encuentra en el estómago. Por supuesto que no vas a sentir un gruñido o una punzada, simplemente tendrás el deseo de la comida poco saludable.

alimentación emocional daño fisico

El hambre emocional conduce al arrepentimiento y la culpa

Cuando comes para satisfacer el hambre física, es poco probable que te sientas culpable o avergonzado, debido a que solo le estás dando a tu cuerpo lo que necesita. Si te sientes culpable después de comer tanto y sobre todo cosas no saludables, es porque quizá en tu interior que no estás comiendo por razones nutricionales sino por satisfacer tus sentimientos.

alimentación emocional deseo descontrolado

Identifica el por qué de tu alimentación emocional

Para poder abordar y detener la alimentación emocional, lo primero que debes hacer es identificar los desencadenantes personales. Debes tratar de ubicar qué situaciones, lugares o sentimientos te hacen buscar el consuelo en la comida.

alimentación emocional desequilibrio

Cabe mencionar que, por lo general la alimentación emocional está vinculada con sentimientos que no son agradables. Sin embargo, también pueden desencadenarse por emociones positivas, como recompensarte por lograr una meta o celebrar una festividad. Pero esta última situación puede ocurrir muy de vez en cuando, lo cual no lo hace un problema. Las causas de la alimentación emocional son muy comunes.

alimentación emocional dulces

El estrés

Seguramente habrás notado que, cuando estás estresado te da hambre. Pues bien, cuando el estrés es crónico, lo cual es muy común hoy en día por los días tan acelerado que llevamos, tu cuerpo produce altos niveles de cortisol, la hormona del estrés.

alimentación emocional dificultades

El cortisol desencadena los antojos de alimentos salados, dulces y fritos, los cuales otorgan una explosión de energía y placer. Así que, cuanto más estrés tengas en su vida, más probabilidades tendrás de recurrir a la comida en busca de alivio emocional.

alimentación emocional estres cronico

Reprimir emociones

El comer también puede ser una forma de silenciar o reprimir temporalmente las emociones no deseadas así como la ira, el miedo, la tristeza, la ansiedad, la soledad, el resentimiento y la vergüenza. Mientras te satisfaces o tranquilizas con la comida, puedes evitar las emociones difíciles que preferirías no sentir.

alimentación emocional estres

Aburrimiento o soledad

De seguro también habrás tenido ganas de comer cualquier cosa cuando te hayas sentido aburrido y sin nada que hacer. Habrás comido solo para aliviar el aburrimiento y llenar ese vacío que sientes cuando no haces nada. Cuando estás así, sientes que la comida es tu pasatiempo. Por supuesto que esto te ayudará en el momento, pero de alguna manera continuarás comiendo mientras no te ocupes en potra cosa.

alimentación emocional estres trabajo

Hábitos infantiles

Puede que de niño tus padres constantemente te habrán premiado tu buen comportamiento con helados. O quizá cuando obtenías buenas calificaciones lo celebraban con una gran pizza. Incluso puede que cuando te veían algo triste te sirvieron un gran trozo de pastel.

alimentación emocional exceso

Pues bien, por lo general, estos hábitos pueden permanecer durante la edad adulta. Puede que tu alimentación emocional se deba también a la nostalgia de aquella sensación cuando celebrabas con tu familia y degustaban esos alimentos tan ricos pero poco saludables.

alimentación emocional falsa recompensa

Influencias sociales

Muchas veces, el poder reunirse con amigos para comer puede aliviar un poco el estrés. Pero de igual manera esto puede llevar a comer en exceso. Es muy fácil excederse porque tenemos la comida allí o porque simplemente todos los demás están comiendo.

alimentación emocional fuertes antojos

También puedes comer en exceso en situaciones sociales por nerviosismo. Claro que debemos mencionar que algunas veces nuestros familiares y amigos nos alienten a comer en exceso, y es mucho más fácil estar de acuerdo con el grupo que llevarles la contraria.

alimentación emocional habito

Lleva un diario de alimentación emocional

Puede que te hayas visto reflejado en algunas de las descripciones que te indicamos anteriormente. Pero si deseas tener mucha más información y especificar aún más tu alimentación y tus emociones, entonces lleva un diario. Esta es una de las mejores maneras para identificar los patrones detrás de tu alimentación emocional y estado de ánimo.

alimentación emocional control

Cada vez que comas en exceso o te sienta obligado a buscar comida reconfortante, tómate un momento para descubrir qué está desencadenando el impulso. Si retrocedes un poco, seguramente encontrarás el evento perturbador que inició el ciclo de alimentación emocional. Anótalo en tu diario de alimentos y estado de ánimo.

alimentación emocional habitos infancia

Anota lo que comiste o quisiste comer, lo que le causó la emoción o malestar, cómo te sentiste antes de comer, qué sentiste mientras comías y cómo te sientes después de comer. Una vez que identifique sus desencadenantes emocionales de la alimentación, el siguiente paso es identificar formas más saludables de alimentar sus sentimientos.

alimentación emocional llenar vacio

Encuentra otras maneras de alimentar tus sentimientos

Debes tener en cuenta que, si no sabes cómo manejar tus emociones de una manera en que no involucre la comida, no podrás controlar tus hábitos alimenticios por mucho tiempo. Quizá puedas estar considerando entonces una dieta ¿cierto? Pues, en estos casos las dietas suelen fallar porque ofrecen consejos nutricionales lógicos que solo funcionan si tienes un control consciente sobre tus hábitos alimenticios.

alimentación emocional mecanismo defensa

Pero las dietas no funcionan cuando las emociones se apoderan del proceso, exigiendo con mucha fuerza una recompensa inmediata con comida. El que lleves una bitácora de tu alimentación y tus emociones no es suficiente. Debes encontrar otras maneras de realizarte emocionalmente, necesitas alternativas a la comida que satisfagan tus emociones.

alimentación emocional no saludable

Por ejemplo, si estás deprimido o solo, entonces llama a alguien que siempre te haga sentir mejor. Sal y juega con tu perro o gato. También podrías ver tu álbum de fotos favoritas. Si estás ansioso, gasta tu nerviosa energía bailando tu canción favorita. Aprieta una pelota antiestrés o da una caminata rápida por tu vecindario.

alimentación emocional ocasiona problemas

Cuando el aburrimiento te ataca, puedes leer un buen libro, mirar un programa de comedia. Otra excelente opción es explora el aire libre o recurre a una actividad o pasatiempo que disfrutes. Si estás agotado, disfruta de una taza de té caliente, toma una ducha, encienda algunas velas aromáticas o simplemente envuélvete en una acogedora y caliente manta.

alimentación emocional perjudicial

Apóyate con hábitos de vida saludables

Cuando te encuentras físicamente fuerte, relajado y bien descansado, eres mucho más capaz de manejar las diversas situaciones en tu vida. Pero cuando te sientes agotado y abrumado, cualquier pequeño contratiempo tiene el potencial de hacer que te desequilibre y tengas la necesidad de consumir alimentos no saludables.

alimentación emocional buscar ayuda

El ejercicio, el buen descanso y otros hábitos saludables de vida ciertamente te ayudarán a superar los momentos difíciles sin tener que comer emocionalmente. La actividad física hace maravillas con tu estado de ánimo y niveles de energía. El ejercicio también es un poderoso reductor del estrés.

alimentación emocional cambio

Adquirir el hábito de ejercitarte es más fácil de lo que piensa, solo debes proponértelo Trata de dormir ocho horas cada noche. Cuando no duermes lo que necesitas, tu cuerpo te pide alimentos azucarados, los cuales le darán un rápido impulso de energía.

alimentación emocional combatir

Descansar lo suficiente te ayudará a controlar el apetito y de igual manera reducirás los antojos de alimentos. Tómate un tiempo para relajarte, por lo menos unos 30 minutos todos los días. Toma ese tiempo para un verdadero descanso de todas tus responsabilidades y recarga tus baterías.

alimentación emocional control saludable

No olvides relacionarte con otras personas, no subestimes la importancia de las relaciones cercanas y las actividades sociales. Asegúrate de pasar tiempo con personas positivas que puedan mejoran tu vida, esto te ayudará a protegerte de los efectos negativos del estrés. Aprende a aceptar tus sentimientos, incluso los malos.

alimentación emocional cambiar habitos

La alimentación emocional, en realidad proviene de sentirnos impotente ante nuestras emociones. Muchas veces nos sentimos incapaces de lidiar con nuestros sentimientos de frente, así que los evitamos con la comida sin que nos demos cuenta. Así que conectemos con nuestras emociones y tratemos de darle frente con hábitos mucho más saludables.

alimentación emocional advertencia

alimentación emocional engaña

alimentación emocional daña la salud